jueves, 12 de marzo de 2009

Núremberg, la ciudad más alemana de Alemania.

Con ese título se han referido a ella durante años los propios alemanes. Realmente, cuando uno piensa en Alemania, piensa en una ciudad como Nürnberg, Núremberg cómo la conocemos en España. Esa imagen de ciudad medieval nórdica a orillas de un río entre las montañas, envuelta en un frío día gris eterno. Por supuesto, en Alemania también hace calor, aunque habrá que esperar unos meses para que éste se deje notar.
Si, al igual que a mí, os gustan las ciudades tranquilas, pequeñas, con sabor a épocas pasadas sin renunciar a las posibilidades que una ciudad moderna ofrece, éste es sin duda un viaje que debe estar en vuestra lista de tareas pendientes.
Mi estancia allí ha resultado extrañamente familiar. En mi caso, mi lazo con ella son unos amigos de la familia que emigraron desde Galicia hace ya casi cuarenta años, por lo tanto he estado bien arropada y cuidada. Realmente, entre las cuatro paredes de la casa era como si me encontrara de vuelta en mi tierra, sobre todo en cuanto a la comida se refiere. Pero no voy a aburriros con mis gallegadas en Alemania, así que vamos a lo que os interesa, que es lo que la ciudad puede ofreceros.
El castillo imperial, atractivo principal, de la ciudad puede verse casi desde cualquier punto en cuanto te acercas al centro de la ciudad, ya que se encuentra sobre una colina elevada con relación al resto de los edificios que conforman el barrio antiguo. La orografía recuerda un poco a Vigo (gallegada inevitable), ya que las calles suben y bajan a su antojo. Alrededor del castillo y bordeando el casco viejo en unos cuantos kilómetros se extienden las anchas murallas con varias entradas a lo largo de su recorrido como la Fürther Tor (la puerta de Fürth, ciudad situada a pocos kilómetros), la Frauen Tor (puerta de las mujeres), la Königs Tor (puerta del rey), Laufer Tor (algo así como puerta del Régimen), Neu Tor (puerta nueva) y Westtor (la puerta del oeste). Hay cuatro torres que vigilan los cuatro puntos de la ciudad: la Königstor Turm al sureste, la Laufertor Turm al noreste, la NeutorTurm al noroeste y la más famosa de todas, la WeiBer Turm (torre blanca) al suroeste. Ésta última, además de ser ahora una entrada de metro es uno de los puntos de encuentro más utilizados por los habitantes de la ciudad.
Ya que hemos llegado a ella, os llevaré de paseo por la ciudad partiendo de ese punto de referencia.
Nada más salir del metro, nos encontramos con una de las fuentes modernas que hay en la ciudad. El adjetivo de “moderna” se refiere más bien a que es bastante reciente en el tiempo, y no al estilo estrafalario o escaso que nos viene a la cabeza normalmente con esa palabra. La fuente se llama “El carrusel del matrimonio”, y las distintas escenas representan distintas etapas en un matrimonio. Tiene bastante gracia, sobre todo si lees el poema que está tallado a sus pies en un corazón de bronce, que más o menos explica la fuente, pero que es difícil de leer aún si eres alemán, ya que está escrito en una versión culta del idioma.
Si caminamos un poco hacia el sur, nos encontramos dos de las iglesias de la ciudad, en la que hay unas cuantas bastante vistosas. Estas dos están situadas a ambos lados de una plaza, y es curioso ver la enorme diferencia de aspecto. Si no me equivoco, Santa Elizabeth es católica, y recuerda mucho a los templos romanos, y San Jakob es protestante, como la gran mayoría de la ciudad, y posee el típico rostro de una iglesia germánica con sus altas torres neogóticas. Además de estas dos, hay otros tres templos que merece la pena destacar: la Lorenzkirche o iglesia de San Lorenzo, cuyo rosetón nos encontramos hasta en la estación del metro que discurre bajo ella y que tiene el aspecto de una catedral gótica; la iglesia de San Sebaldo, ya de camino hacia el castillo, y la Frauenkirche o iglesia de la Virgen. Si alguna vez habéis visto una imagen del famoso Christkindlesmarket (el mercadillo navideño más famoso de Alemania), la habréis visto. Se encuentra en la plaza principal de la ciudad, donde todos los días hay un mercado de alimentación. En la fachada tiene un curioso carrillón en el que todos los días a las doce en punto se puede ver la “procesión de los Hombrecillos”.
Dejando de lado las iglesias y volviendo con las fuentes, en la misma plaza está la más famosa de la ciudad: la “fuente hermosa”. Es una de las fuentes de tubos más antigua del país, con más de 600 años a sus espaldas. Y si el tiempo que puedes pasar observando las muchas figuras de piedra que se esconden a lo alto de la torre, también tiene acertijo.
Dice la leyenda que un hombre del pueblo deseaba casarse con la hija del rey. Éste accedió a cederle la mano de la princesa si el hombre era capaz de forjar un anillo perfecto, sin marca alguna de soldadura.
El anillo está oculto en la verja que rodea la fuente. Quién lo encuentre debe darle un par de vueltas y pedir un deseo. El de mi amiga se cumplió, así que por si acaso, lo he hecho. Pero atención, porque los habitantes de Núremberg son muy pillos ellos, y han puesto un anillo falso como cebo para los turistas. Hay un anillo dorado, que se ve con facilidad, y que sale en todas las postales de la ciudad. Si alguna vez lo buscáis en persona, buscad un anillo de metal. Ese es el auténtico.
Subiendo desde la fuente hacia el castillo, que ya podéis ver a lo alto al final de la cuesta, se encuentra el antiguo ayuntamiento. Bajo él discurren las antiguas mazmorras de la ciudad, que durante determinadas épocas del año se pueden visitar, pero no cuando yo estuve… mala suerte para mí.
Si os gusta ver museos, hay unos cuantos que debéis visitar. Para empezar, el Museo Germánico Nacional, el mayor del país en este tema. Os recomiendo que vayáis por la mañana y con fuerzas porque es realmente grande. Yo fui tarde y las fuerzas no me dieron para visitarlo entero. Es curioso el cambio que se produce sin que te des cuenta mientras avanzas. La entrada, situada en mitad del paseo de los Derechos Humanos, delata un edificio moderno (esta vez con ese sentido), con una fachada acristalda y las paredes limpias. Sin embargo, en cuanto el tema de la exposición baila entre los siglos X y XVIII, los pasillos nos conducen por la parte antigua del museo, con patios de arquería gótica y enormes vidrieras.
En la exposición podemos observar desde objetos de la prehistoria germánica hasta hileras de trajes de época de la alta sociedad del s. XVIII, pasando por salas enteras de armaduras medievales, colecciones de instrumentos antiguos, muebles de época,… Realmente es interesante. Y, a modo de observación personal, creo firmemente que el equipo de diseño de Peter Jackson se pasó por allí para diseñar las armaduras de la película xD (Frikada incluída)
En la parte más contemporánea me emocionó encontrar en las vitrinas algunos de los objetos de la Bauhaus de los que Bernardo, mi profesor de Historia del Arte que en paz esté, tanto me había hablado, como la lámpara famosa de Marianne Brandt, o la silla Rietvelt…
En el Neumuseum (museo nuevo) hay una colección de arte contemporáneo y diseño. No puedo hablaros mucho de él porque no fui a verlo, aún.
Otra visita obligada es el Dokumentations Zentrum, un edificio moderno literalmente “clavado” en el Coliseo que quedó inconcluso y Hitler había mandado construir como centro social de su partido. En su interior está archivada la información referente al nazismo en Alemania, y es interesante visitarlo. También podréis acceder a un mirador de cristal hacia el interior de lo que futuramente sería el Nuevo Pabellón de Congresos y comprobar in situ el parecido con el Coliseo Romano.
A su lado se extienden las tribunas de los campos del Zeppelin, desde las que Hitler saludaba a sus tropas en los famosos desfiles.
Volviendo al centro de la ciudad hay un pequeño museo en el que podéis pasar un rato divertido si vais acompañados. La Turm der Sine, o Torre de los Sentidos, es un pequeño centro de experimentación con el que han aprovechado las cuatro o cinco alturas de una torre antigua. En hay cuadros, vasos, audiciones y muchas otras atracciones para jugar con los cinco sentidos y, para mí lo mejor, con el cerebro.
Dejando a un lado las “atracciones” en mi opinión la mejor manera de disfrutar la ciudad es paseando. Es una ciudad que te seduce perdiéndote entre sus calles. Tuve la suerte o desgracia de recorrerla a solas la mayor parte del tiempo, y ahora lo agradezco. Necesitaba ese tiempo para enamorarme de ella y dejar que ella me mimase en soledad, llevándome de la mano a encontrar rincones en los que los propios habitantes no han reparado debido a la rutina. Si las calles invitan a pasear, los muchos puentes que atraviesan el río Pegnitz dándole un aspecto de Venecia nórdica invitan a pararse un rato a mirar, a disfrutar cada porción de las vistas que ofrecen.
Uno de los puentes con más encanto, es el puente del Verdugo, construido en madera robusta. Antiguamente por él llevaban a los condenados hacia la casa del Verdugo, situada todavía en uno de los extremos y que se puede visitar a partir de abril (… lo haré…) a que le cortaran algo según el pecado que había cometido. Sí, aquí en Alemania eran así de cariñosos. En Münster están todavía las jaulas en la torre de la Catedral en donde encerraban a los condenados para que se los comieran vivos los pájaros… De todas formas, los españoles tampoco podemos hablar XD.
Y hablar de Nürnberg es hablar de un nombre propio: el de Alberto Durero. Su presencia salpica cada esquina de la ciudad. Muy cerca del castillo se encuentran la plaza que lleva su nombre en la que está una estatua de su imagen, y un poco más al oeste la casa donde nació y pasó casi toda su vida. En su interior también hay un museo sobre el artista. El famoso conejo de Durero es un símbolo en la ciudad, y a él, además de millones de postales, está dedicada una estatua enfrente a su casa.
Finalmente, subiendo la empinada cuesta, llegamos al castillo. En su tiempo fue una de las fortalezas más importantes de Alemania. Carlos V lo utilizó en varias de sus visitas como alojamiento. Para ser un castillo imperial, su tamaño no es descomunal, pero sus gruesos muros ocupan una posición privilegiada en la ciudad. El interior como en la época, es más bien austero y en él podéis ver otro pequeño museo de armas y armaduras.
Realmente tuve mala suerte y me resultó un poco frustrante pagar los cinco euros de la entrada, que da acceso a cuatro elementos: dos museos, la torre y el pozo, cuando el museo principal y el pozo estaban cerrados… eso no me lo dijeron en la entrada. Sin embargo, cuando subí a la torre se me olvidó el enojo. Sólo por estar allí arriba mereció la pena. Podría pasarme horas allí arriba con una libreta y un bolígrafo. Tan pronto salí a las balconadas y contemplé las vistas que había desde allí arriba sentí la necesidad de coger un bolígrafo. Fue como si mil frases se me agolparan en la mente, anhelantes de ser escritas. Desde allí arriba tendréis la mejor vista de la ciudad, en todas direcciones. Estoy deseando volver allí.
Económicamente es una ciudad muy asequible. Si necesitáis alojamiento, al lado del castillo (yo diría que fue una parte de él) hay un albergue juvenil que probablemente sea barato.
El transporte es mucho más barato que en Essen. 1,60 el trayecto corto, con lo que pagas todos los transportes y viajes en 90 minutos (si no me equivoco). De todas formas, hay tickets de día por algo más de dos euros y en la oficina turística venden un bono para entrada libre a todos los museos de la ciudad y transportes gratuitos durante dos días por unos 19 euros.
Si hablamos de comer, no podéis iros sin ir a la típica taberna bávara a comer las salchichas de Núremberg, pequeñitas y blancas, con el chucrup (creo que se escribe así), una verdura agria muy conocida y apreciada en Alemania, y beber cerveza en jarras extragrandes. A modo de apunte, en Alemania los botellines de cerveza son de medio litro.
Bueno, creo que como guía turística rápida no ha estado mal. Ahora me tocará traducir todo esto al inglés, así que voy poniendo punto y final o no terminaré en toda la noche.
Os dejo unas cuantas fotos que tomé en la ciudad.


________________________________________________
Nürnberg, the more german city of Germany.


With that title referred to it for years themselves Germans. Actually, when one thinks of Germany, think of a city like Nürnberg, Nuremberg how we know in Spain. That image of medieval northern city on the banks of a river between the mountains, wrapped in a eternal cold gray days. Of course, in Germany it's hot, but will have to wait some months for it to be left out.

If, like me, you enjoy the calm towns, small, flavored past without sacrificing the opportunities offered by a modern city, it is certainly a journey that must be on your list of outstanding tasks. My stay here has proved strangely familiar.

In my case, my relationship with her are some friends of the family who emigrated from Galicia for almost forty years ago, so I was well wrapped and cared for. Actually, between the four walls of the house was as if I was back in my land, especially in regard to food is concerned. But I will not be bored with my Galician things in Germany, so we are what you are interested, which is what the city has to offer.

The imperial castle, the main attraction of the city, can be seen almost anywhere as you approach the city center, as it is on a high hill with the rest of the buildings that comprise the old quarter. The terrain reminds a little of Vigo (Galicia inevitable), since the streets up and down at will. Skirting around the castle and the Old Town within a few kilometers wide extending walls with several entrances along the route as the Further Tor (Fürth door, the name of a city located a few kilometers), the Frauen Tor (gate of women), Königs Tor (gate of the king), Laufer Tor (like door Regime), Neu Tor (new door) and Westtor (west door). There are four towers that monitor the four points of the city: the southeast Königstor Turm, Turm Laufertor the northeast, the NeutorTurm at northwest and the most famous of all, WEIB Turm (White Tower) to the southwest. The latter, besides being now a subway entrance is one of the meeting points used by the inhabitants of the city.

Since we came to it, you take the tour from that point of reference. Just exit the metro, we find one of the modern fountains of the city. The adjective "modern" refers rather to the fact that is fairly recent in time, and no outlandish or little style that comes to mind with that word normally. The source is called "The Carousel of marriage," and various scenes representing different stages in a marriage. Has enough grace, especially if you read the poem that is carved at her feet in a heart of bronze, which more or less explains the font, but it is difficult to read even if you are German, as it is written in a version of the cult language.
If you walk a bit south, we find two of the churches of the city, which has quite a few views. Both are located on both sides of a square, and it is curious to see the huge difference in appearance. If I am not mistaken, St. Elizabeth is Catholic, and reminiscent of Roman temples, and St. Jakob is Protestant, as the vast majority of the city, and has the typical face of a German church with its high neo-gothic towers.
Besides these two, there are three other temples that are worth highlighting: Lorenzkirche or the church of San Lorenzo, which we rose up in the subway station that runs under it and has the appearance of a Gothic cathedral; the church St. Sebald in the road to the castle; and the Frauenkirche, or Church of Our Lady. If you have ever seen a picture of the famous Christkindlesmarket (the most famous Christmas markets of Germany), you have seen. Situated in the main square of the city, where every day there is a market for food. The facade has a strange carrillón where every day at twelve o'clock you can see the procession of the small man."

Apart from the church and returning to the sources, in the same square is the most famous of the city: the "beautiful fountain." It is one of the oldest fountains of tubes in the country, with more than 600 years behind him. And if you can spend time observing the many stone figures that lurk at the top of the tower also has puzzle. The legend says that a man of the people wanted to marry the daughter of the king. He agreed to give the hand of the princess if the man was able to forge a perfect ring, without any welding marks. The ring is hidden in the fence that surrounds the fountain. Who find it, is to give a spin and make a wish. My frind tell me that her wish became real, so if anything, I did it. But be careful, because the inhabitants of Nuremberg them are a little crooks, and have a false ring as bait for tourists. There is a gold ring, which is easily, and that comes in all the postcards of the city. If it ever looking in person, look for a metal ring. That is true. Up from the fountain to the castle, that you already can see at the top end of the hill, is the old town hall. Under it run the old dungeons of the city, which during certain times of year you can visit, but ... when I was bad luck for me.


If you like to see museums, there are a few that you should visit. To begin with, the Germanic National Museum, the largest in the country on this issue. I recommend that go in the morning and with forces because it is really big. I was late and the forces were not to visit me over. It is curious that the change occurs without you realize as you go. The entrance, situated in the middle of the promenade of Human Rights, reveals a modern building (this time in this regard), with a cristal facade and the walls clean. However, as the theme of the exhibition dances between X and XVIII centuries, corridors lead from the old museum, with courtyards, Gothic arches and huge stained glass windows. In the exhibition we can see objects from the prehistoric Germanic rows to suit the era of high society s. XVIII through rooms full of medieval armor, collections of old instruments, antique furniture, ... It is really interesting. And, as a personal note, I firmly believe that the design team of Peter Jackson went there to design the armor in the movie xD (Frikada included)

In the most excited I found in contemporary showcases some of the objects from the Bauhaus which Bernardo, my professor of art history that he be at peace, so he had spoken, as the famous lamp of Marianne Brandt, the chair or Rietvelt ... In Neumuseum (new museum) is a collection of contemporary art and design. I can not tell much from him because I do not see it yet. Another you must see is the Dokumentations center, a modern building literally "stuck" at the Coliseum was inconclusive and that Hitler had built as a social center of their state. Inside is filed information about the Nazis in Germany, and it is interesting to visit. You can also access a lookout glass to the interior of what the future would be posted Pavilion Conference and spot check the likeness of the Roman Coliseum. At his side extend the galleries of the fields in the Zeppelin, from which Hitler saluted his troops in the famous parade.


Returning to the city center is a small museum where you can spend a bit of fun if you go with somebody. The Turm der Sine, or Tower of the Senses, is a small center of experimentation with which they have seized the four or five heights of an ancient tower. In tables, glasses, hearing and many other attractions to play with the five senses and, for me the best, with the brain. Leaving aside the "attractions" in my opinion the best way to enjoy the city is walking. It is a city that seduces you loosing you among her streets. I was fortunate or unfortunate enough to walk alone most of the time, and now I appreciate it. I needed that time to fall in love with her and she fuss over me alone, bringing the hand to find places where the inhabitants have not repaired due to the routine. If the streets invited to stroll, the many bridges over the river Pegnitz giving a north Venice look are a standing invitation to flounder for a while to look, to enjoy every portion of the view they offer. One of the most charming bridges, the Executioner’s bridge built in sturdy timber. Previously he led the condemned into the house of the executioner, still located at one end and which can be visited from April (...I will ...) to cut it as something he had committed the sin. Yes, here in Germany were so loving. Munster are still in cages on the tower of the cathedral where the convicts locked up for their were eating by the birds alive ... Anyway, we can not speak Spanish XD. And speaking of Nürnberg is speaking of a name: that of Albrecht Dürer. Their presence splattering every corner of the city. Near the castle are the square that bears his name on it is a statue of his image, and a little further west the house where he was born and spent most of her life. Inside there is also a museum about the artist. Dürer's famous rabbit is a symbol of the city, since it, in addition to millions of postcards, dedicated a statue in front of their house.

Finally, climbing the steep slope, we arrive at the castle. In his time was one of the most important strengths of Germany. Karl V used it in several of his visits as accommodation. To become an imperial castle, its size is not huge, but its thick walls in a unique position in the city. Inside or at the time, is rather austere, and you can see a small museum of arms and armor. I had really bad luck and I was a little frustrating to pay five euro entry, which gives access to four elements: two museums, the tower and the well when the main museum and the well being closed ... that's not what he said to me in entry. However, when I went to the tower I forgot anger. Just being up there worth it. I could spend hours up there with a notebook and a pen. As soon as I went out to the balconies and the views from up there that I had felt the need to hold a pen. It was as if a thousand words I crowd the mind, yearning to be written. From up there you will have the best view of the city in all directions. I am wishing to back there.

Economically it is a very affordable city. If you need accommodation, next to the castle (I'd say it was a part of it) is a youth hostel is probably cheaper. Transport is much cheaper than in Essen. 1.60 short journeys, which pay all transportation and travel in 90 minutes (if I am not mistaken). However, there are day tickets for something over two euros and the tourist office sell a bond for free to all museums and free transportation for two days about EUR 19.

Speaking of eating, you can not go without go to the typical Bavarian tavern to eat sausages from Nuremberg, tiny and white, with chucrup (I hope write it right), a very sour vegetable known and appreciated in Germany, and drinking beer in extra pitchers. As a point, in Germany beer bottles are half-liter.

Well, I think as a tourist guide has not been bad fast. Touch me now translate this into English, so I put an end or not end up all night. I leave with you a few photos I took in the city.





3 comentarios:

AGR dijo...

Buenoooo, veo que te lo has pasado muy bien y que has aprendido muchas cosas (eso ha quedado claro jaja), y que lo has contado todo muy bien. Por lo leido, algún día volverás....

Anónimo dijo...

hey nataliacorbillon.blogspot.com blogger discovered your blog via search engine but it was hard to find and I see you could have more visitors because there are not so many comments yet. I have found website which offer to dramatically increase traffic to your website http://explode-your-site-traffic.com they claim they managed to get close to 4000 visitors/day using their services you could also get lot more targeted traffic from search engines as you have now. I used their services and got significantly more visitors to my website. Hope this helps :) They offer most cost effective services to increase website traffic at this website http://explode-your-site-traffic.com
To your success your friend
James

guaro dijo...

Saludos desde Fürth. Muy interesante tu blog y tus comentarios sobre la ciudad de Nuremberg. Vivo acá desde hace casi catorce años y aun no conozco todo lo que has descrito.Bueno, me falta poco. Da gusto vivir en este sitio porque hay mucho que ver y aprender. Espero que a estas fechas hayas vuelto y notado las diferencias. Muy importante la parte del puente del verdugo. Estuve allí y me dio escalofríos al leer la historia de ese personaje. Me quedo corto alabando tu trabajo. Bonitas y bien logradas fotos, las cuales son de mucha ayuda para el Turista que de seguro te imitará y hará fotos de los lugares donde tu hiciste fotos! A mi me gusta mucho la fuente del matrimonio. En realidad me gusta mucho todo lo que para el turista se hace en cualquier lugar del mundo. Bueno es que tu has investigado y describes las cosas como en realidad son. Es de mucha ayuda para el visitante. Mil gracias por compartir tus experiencias. Feliz fin de semana! José Diaz desde Fürth, Bayern.