jueves, 28 de octubre de 2010

Ahorcarse con la cinta métrica

Un título sugerente que no se refiere a otra cosa que a la eterna lucha entre delgadez y gordura, que en los tiempos que corren y en mi personal opinión, se traduce entre la lucha entre la delgadez y la gordura.
El post de hoy lo ha provocado una noticia leída por casualidad en internet, en la que se contaba que a la diseñadora catalana Elena Miró le han prohibido desfilar en la pasarela de moda de Milán por llevar modelos con la talla 44 y superiores. Me pregunto cuál es el alegato a la prohibición, por que daño no le hacen a nadie. Quizá a las niñas raquíticas a las que les molesta cada vez más ver michelines alrededor.

Mi cuestión es, ¿quién tiene derecho a prohibir? ¿Es una cuestión de la organización de cada desfile? ¿Nacional? ¿Internacional? Lo que está claro es que los actos públicos y también los privados repercuten direcamente en la gente y, gracias  las imágenes de los modelos, se ha creado una presión subyacente en la conciencia de las personas con respecto a la imagen que deben tener. Y ojo, porque he dicho personas y no "chicas". También los chicos han caído víctimas de esta visión. El problema es más extenso de lo que parece, ya que nó sólo se ha provocado una obsesión por estar más delgad@, sino que este hecho se extiende al entorno: los niños son rechazados en el colegio por el hecho de ser gordos, las parejas (novi@) ha de encajar en los cánones de belleza, la gente evita sentarse al lado de un gordo en el metro, tren... Si prestáis atención en vuestro día a día, veréis que tengo razón.
Podría considerarse que esto fuese una reacción natural de una sociedad contra lo que no es saludable, pero no nos equivoquemos, ¿acaso es más saludable una talla 32?
Llevo una orgullosa talla 40, lo que se considera también la talla L, es decir: la GRANDE, y en muchas ocasiones he tenido problemas para encontrar ropa de mi tamaño en centros de moda que todos conocemos como Zara, Berska, Mango y un largo etc... que aún por encima son originarios de mi tierra, dónde la típica mujer gallega siempre ha distado de tener una talla 36.
Como muchas mujeres, he hecho dietas en mi vida, y posiblemente las vuelva a hacer, pero no para llegar a una 36, es más, no para llegar a un número. La vida no se sustenta en números, sino en la salud.
- Adelgaza si tu cuerpo no se siente bien, si estás agotada todo el día, si te cuesta subir las escaleras... pero no adelgaces dejando de comer de golpe: muévete un poco más y cambia unas comidas por otras.
- ENGORDA si tu cuerpo no se siente bien, si estás agotada todo el día, si te duele la cabeza sin saber porqué.
He leído mil comentarios de actrices y modelos famosas que están obsesionadas con que no se ven bien en el espejo y entonces adelgazan más... y siguen sin verse bien. ¿no será que ese es el problema? ¿no será que no se ven bien porque están demasiado delgadas? o lo más probable, ¿porque lo que ven en el espejo es sólo una ilusión creada por todo este mundillo de la pasarela?
Este es un tema que hoy en día se trata en muchos sitios, tal vez incluso demasiado pocos, ya que la lucha no ha conseguido frenar en absoluto la abalancha de raquitismo que se impone en las imágenes. Hay modelos talla grande, certámenes talla grande, revistas talla grande... pero ¿dónde están en nuestro día a día? ¿porqué no vemos estas modelos en los posters jumbo cuando caminamos por la calle? ¿Acaso es que molestan a la vista, como las modelos talla 44 a los milaneses?
Comparad estas imágenes y contestadme a dos preguntas:
¿Qué os molesta más a la vista?
¿Qué os parece más saludable?

imagen original: www.thehollywoodgossip.com



imagen original: elmundo.es
imagen original: Noticieros Televisa
imagen original: www.thecatwalker.wordpress.com
imagen original: tratamientosbelleza.com.ar
imagen original: nouvellemode.com
de nuevo, Lizzie Miller, considerada "Talla grande" en el mundo de la moda, imagen de Softpedia

1 comentario:

Anónimo dijo...

COMO DIRIAN LA VISION ES MUY SUBJETIVA PERO LA VDD QUE NOS ENFRENTAMOS EN ESTE TRISTE MUNDO ES QUE PARA SER FELIZ HAY QUE SER DELGADO, PERO QUIEN DICTO ESE MANDAMIENTO QUE EN REALIDAD SEPA QUE ES LA VIDA O LO BUENO Y LO MALO. DIOS NO CREO A CADA QUIEN UNICO, POR LO TANTO NO TRATEMOS DE SER COPIAS DE ALGUIEN Y ESTE A SU VEZ. HAY QUE ROMPER ESTA TRISTE CADENA, BUENO ME VOY PORQUE VOY A GYM, JAJAJ CLARO QUE NO VOY A COMER ALGO PERO SANO OK.